•   EDICIÓN  2000
 

ANTONIO SÁNCHEZ CARRILLO

Cuando se cumplen cuatro años desde el inicio en el Barrio del Carmen del Certamen Internacional de Tunas, nuestra ciudad tiene ya un vínculo especial con vuestras capas, con sus cintas, con las panderetas y acordeones que, durante las Fiestas de este mes de julio, llenan las calles y plazas del Barrio con canciones que inspiran alegría y juventud.

 

Como Teniente del Alcalde y como murciano estrechamente vinculado al sentimiento carmelitano, siento la plena satisfacción de quien disfruta con un Certamen que, año tras año, se consolida aún más y aumenta la calidad y el nivel con cada edición. Eso es posible gracias al trabajo de los organizadores, que no solo ha encontrado el camino para incorporar un evento de interés a estas Fiestas, sino que, además, han sabido involucrar a toda la Ciudad en su desarrollo.

 

Porque el Certamen Internacional de Tunas está íntimamente arraigado en “El Carmen”, uno de nuestros barrios más castizos, en cuyo entorno se ha levantado un santuario a esta alegría estudiantil. Murcia, ciudad de una amplia tradición universitaria, y los murcianos, acostumbrados a disfrutar con nuestras numerosas fiestas, celebran cada año la llegada de las tunas y tunos que vienen a cantarnos y hacernos disfrutar con sus bailes y su alegría.

 

Este año tengo el honor de ser el Gran Maestre, una distinción que me colma de satisfacción y orgullo y que afianza, aún más, mi cariño y amor por el Barrio. Además, quiero aprovechar la ocasión para invitar a todos los murcianos a que sigan participando en el Certamen, a que asistan cada jornada a sus representaciones y a que gocen con las actuaciones.

 

¡Viva la Tuna!, ¡Viva el Barrio del Carmen! y ¡Viva Murcia!, que este verano celebran sus cuatro primeros años de relación.